lunes, 3 de agosto de 2009

Masilla para arreglar desperfectos en el techo. Desconchones en techos y paredes


REPARAR GRIETAS EN TECHOS 2: preparación de la masilla




En el post anterior vimos cómo empezar a preparar la pared –el techo en este caso- Para reparar las grietas, desconchones y burbujas que presentaba.


Olvidé haceros una sugerencia: si vuestro techo no presenta una grieta o desconchón aislado, sino infinidad de ellos. Os recomiendo antes de empezar a sanear grietas y desperfectos con la espátula, marcar todos los puntos con un lápiz. Si hay una grieta: podemos marcar con el lápiz a lo largo de toda la zona afectada. Incluso podemos hacer dos rayas, una a cada lado de la grieta señalando la zona de pintura suelta. Basta dar unos golpecitos con una uña para notar hasta donde está la pintura despegada. Una vez hecho esto con todo el techo, podremos trabajar también mejor saneando cada desperfecto sin tener que estar buscando el siguiente cada vez. Eso sí, recomiendo que pongáis una luz pegada al techo, como un foco halógeno, para que resalten bien los desperfectos. Es un proceso que se puede hacer bastante deprisa y ahorraremos mucho tiempo y trabajo


Ahora os voy a explicar cómo preparar el yeso.

Ya os adelanté en el post anterior que el yeso de pintor es mi masilla favorita, aunque olvidé señalar una ventaja y un inconveniente: La ventaja es que al estar en polvo, si la guardamos en una bolsa bien cerrada en sitio seco, nos durará muchísimo tiempo, mientras que muchas masillas compradas se estropean al cierto tiempo de abrir el envase. El inconveniente es que su color no es blanco puro, de hecho tiende al beige o al gris, según el tipo de yeso. Si vuestro techo o pared es blanco, os costará un poco más cubrir la zona parcheada o enmasillada con pintura que con otra masilla de un blanco más puro.


Si vuestro techo presenta grietas de movimiento. O sea, las típicas grietas que se vuelven a abrir con el tiempo debido al movimiento de los cimientos o por las dilataciones de la estructura de la casa, deberíamos usar una masilla específica para estas grietas. Se caracterizan por tener fibra y ser muy elásticas, con lo que aguantarán bien cierto movimiento de la grieta y permanecerá oculta.




Pero vamos al yeso. Para prepararlo necesitamos un recipiente pequeño, pues ya os dije que fragua muy rápido. Y siendo pequeño, podremos aprovechar mejor el material. Basta que tenga el fondo plano y liso y que quepa una espátula estrecha. Yo siempre uso uno que obtuve de cortar longitudinalmente un recipiente que había contenido ácido de batería. Es muy resistente, totalmente liso y muy flexible, cosa interesante como veremos luego.


Añadimos un poco de agua. Yo suelo poner un calzo en un extremo del recipiente para que esté un poco inclinado y el agua esté desplazada a un extremo. ¿Cuánta agua? Pues según la cantidad de yeso que queráis preparar. Si son desconchones y grietas pequeñas, se os endurecerá antes que hayáis terminado de ponerlo, de modo que una cantidad como de dos o tres cucharadas soperas viene bien.




A continuación vamos añadiendo el yeso espolvoreándolo desde arriba y tratando de evitar que caiga de golpe. Debemos dejar que el agua lo vaya empapando.


La cantidad de yeso depende de la textura que queráis darle al yeso: Más aguado tarda un poco más en fraguar y sirve para grietas y arañazos muy finos, pero también queda más blando y tenderá a irse más fácilmente al pintar. Si está muy espeso, quedará abollonado y tendremos que estar mucho rato lijando tras emplastecer. Y lo ideal es que tengamos que repasar lo mínimo con la lija. Nos ahorraremos trabajo y polvo.


Yo suelo añadir yeso hasta dejar un pequeño montículo en el centro que sobresale del agua y por los bordes vemos el agua sin yeso sobresaliendo de ella. De todos modos, el punto se le coge con la experiencia.




La clave de que dure más tiempo sin fraguar es removerlo lo mínimo. Yo le doy una vuelta para que se homogeneice y ya está listo para trabajar. Como tratéis de mezclarlo bien, endurecerá antes de haber puesto la primera porción en la espátula.



Y solo queda tomar un poco en la espátula y colocarlo en otra más ancha. Al usar una espátula ancha, se apoyará mejor en los bordes del desperfecto y quedará más emparejado. Como el yeso no merma nada (a no ser que lo hagáis demasiado aguado), podemos dejar un acabado finísimo a la primera.



Eso sí, la clave está también en la forma de ponerlo. Eso lo veremos en el siguiente post.


En el mercado hay infinidad de masillas. Unas ya vienen preparadas en tubos o botes y sólo hay que colocar una porción en la espátula y empezar a emplastecer. Otras vienen en polvo y hay que mezclarlas con agua hasta darle la consistencia adecuada. Entrar en detalles sobre las diferentes masillas se saldría del objetivo de este post y lo relego a un post futuro en el que os hablaré de distintos tipos de masillas y plastes.


Solo deciros la ventaja de usar un recipiente flexible: una vez que hayamos terminado de emplastecer, los restos que han quedado en el recipiente endurecerán muy deprisa. Bastará flexionar el recipiente en varias direcciones y el yeso se cuarteará y despegará con muchísima facilidad del plástico. Las capas más delgadas saldrán metiéndolo en agua y pasándole un estropajo o la espátula.


Más información:

Reparar pequeños desconchones en paredes.


En el próximo post os explicaré la forma de emplastecer

3 comentarios:

  1. con que material puedo repasar un techo de escayola, aparte de escayola en polvo

    ResponderEliminar
  2. Amigo Santos... Es como decir con qué herramienta reparar un coche aparte de una llave inglesa, jejejej. Verás, es que no me especificas qué le pasa al techo, si son grietas de movimiento, desconchones profundos o ligeros, Si está pintado..... Cada cosa requiere una masilla específica.

    Si son grietas, desde luego lo mejor es usar una masilla que venden con fibra incorporada y que resiste muy bien los movimentos de la grieta, con lo que te durará mucho. Otros usan para esto una cinta especial que colocan tras dar una mano de pintura, y con ésta fresca, y después enmasillan o tapan con la misma pintura... Ya te digo, sin saber qué le pasa a tu techo es muy difícil decirte qué usar.
    De todos modos en cualquier tienda de pinturas o centro de bricolaje te podrán proporcionar toda clase de masillas adecuadas para tu techo ¡Hay tantas que si me pongo a contarte aqui todo lo que hay y sus usos, sería como escribir un libro!
    Siento no haber podido serte de más ayuda. Si me cuentas qué tratamiento ha recibido el techo y el problema que tiene, quizá pueda darte una respuesta más concreta.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. gracias!! me super sirvio!! estoy a full arreglando el techo del baño. fundamental lo de la luz!! saludos.

    ResponderEliminar

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.