lunes, 10 de octubre de 2016

Reparar tapón embellecedor de retrovisor de Yamaha Sr Special,






Amig@s: Un pequeño problema en mi moto… Se me ha salido en un par de ocasiones el tapón embellecedor que tiene mi Yamaha sr 250 Special en el retrovisor. En el lado derecho.

Y como dice el refrán: “De tanto llevar el cántaro a la fuente… acaba por romperse” Y mi tapón se cayó en la calle, donde lo perdí.

Esta moto, que empezó a fabricarse hace más de 20 años (este modelo en concreto, que lleva mucho más), ya no tiene recambio para esta pieza. Es más, en todo caso, podría comprar el retrovisor completo, pero el tapón embellecedor no consta como pieza de recambio… Así que toca buscar una solución.

Tras mirar por ferreterías y Centros de Bricolaje, he descubierto que la mejor solución es…¡Hacerlo yo mismo! 

Empecé, antes de comenzar mi cruzada personal en busca de la pieza perdida, por recortar un círculo de goma sacado de una cámara de bicicleta vieja. 
Colocándola, podría "dar el pego", pero queda mucho más hundida que el tapón del lado izquierdo y dudo que proteja debidamente contra el polvo y la lluvia, que pienso, será el motivo de llevar ese tapón.


Así que he recurrido a mi amiga, la masilla epoxídica.

Como sabéis, esta masilla es una barra con dos componentes: uno en la parte interna y otro en la externa.

Pero antes de empezar a manipular la masilla, voy a hacer unos pasos previos:

Puse un poco de aceite de silicona dentro de la zona del tapón. Así no tendré que enceitar más adelante. Y el aceite impedirá que la masilla se agarre con demasiada fuerza a las caras internas. 

El motivo de poner aceite de silicona y no otro, es que éste aceite no suele perjudicar las juntas de goma y así no deterioro nada que haya dentro de esa pieza.
 

Voy a tomar un trocito de papel fino y lo voy a meter dentro de la pieza de la que se ha salido el tapón. 

Pues dentro de esta pieza va un tornillo y como meta la masilla epoxi muy adentro, se hará una pieza con el tornillo y las paredes haciendo muy difícil su extracción si más adelante queremos desmontar el retrovisor o colocar un tapón como el original (no pierdo la esperanza de encontrar más adelante algo más parecido). 

 
Con la hoja destornillador pequeño/lima/regla de mi Rev, se mete pefectamente. 
Si no tenéis una Rev, siempre podéis usar un destornillador plano pequeño.

En tercer lugar, voy a enmascarar toda la zona de dicha pieza por fuera para evitar que se pegue la masilla, la pintura que daremos posteriormente y evitar que al lijar podamos rozarla. 
En este caso, en vez de cinta de carrocero, he usado celo o cinta adhesiva normal y corriente. 
Se van poniendo trocitos hasta cubrir todo lo que deseamos proteger.

Seguidamente, con la cuchilla de mi Leatherman Rev, corto un trocito de la barra de masilla epoxi. 
Con el trozo que veis, me sobró bastante, casi la mitad. Lo menciono por si a vosotr@s os pasa algo parecido.

Hay que mezclar muy bien los dos componentes de la masilla hasta que adquiera un color uniforme.

Seguidamente, la metemos en el orificio y vamos moldeando para conseguir la forma curvada superior.

Al tener la protección de la cinta adhesiva, no tenemos que preocuparnos de manchar nada.
Ya seca por completo, esta masilla es muy dura y, al mismo tiempo, se lija muy fácilmente. 
Procedo a pasar la lima de mi Leatherman Surge para retocar, eliminar salientes, y dejarla ligeramente rugosa -sin brillo- para que se adhiera mejor la pintura.
He cometido dos fallos: tuve un imprevisto al poner la masilla y me quedaron dos zonas ligeramente hundidas… Estas cosas hay que hacerlas sin interrupciones externas.

El segundo fallo fue no pasar la lija antes de pintar… La masilla epoxi se lima y lija muy fácilmente, como dije antes, y la lija quizá hubiera dado un acabado más uniforme y eliminado toda imperfección.
 
No obstante, pinté -Con pintura normal y corriente, y un pincel- y el resultado ha sido bastante bueno. 

Si se mira muy de cerca, se ven esas imperfecciones… Pero tiene el mismo aspecto que el otro retrovisor. Y nos puede servir mientras no encuentre un tapón como el original. 


Obviamente, también se pueden retocar esas imperfecciones con un poco de masilla, lija y otra vez pintura… pero realmente creo no merece la pena. 

Si en un tiempo no encuentro el tapón, ya consideraré esta reparación provisional como algo permanente y procederé a retocar.

Si encontrase el tapón, bastaría taladrar la masilla por el centro y dando golpecitos suaves con un destornillador, se podría ir sacando toda fácilmente, máxime por haber puesto el papel de tope para que no penetre demasiado, y por el aceitado del interior.


El trabajo ha sido muy sencillo de realizar y me ha llevado, en realidad, mucho menos tiempo que si hubiera salido a comprar la pieza u otra similar. 
Y hemos logrado que la moto siga teniendo un aspecto estupendo, sin que le falte nada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tenéis cualquier duda, sugerencia o consulta, por favor, hacedlo mediante la sección de comentarios. No respondo las consultas privadas. No usar los comentarios para hacer publicidad.