miércoles, 7 de febrero de 2018

Carburador sucio, limpiar carburador, chiclés sucios, reparar carburador, carburador sucio, elTallerdeCarlos



 
Amig@s: Ya os he mostrado cómo abrir y desmontar un carburador de moto. En este caso, la mía, una Yamaha Sr 250.
 
 
Sin embargo, hoy vamos a darle una limpieza más a fondo.
Si usáis la moto a diario, tenéis el depósito de gasolina limpio y sin óxido y realizáis un mantenimiento periódico del carburador y grifo de combustible, No será necesario llegar a realizar esta limpieza a fondo.

Pero si habéis tenido la moto parada algún tiempo, los residuos gomosos que deja la gasolina, pueden dejar los chiclés y conductos internos del carburador con una película que puede dificultar o impedir el paso correcto de la gasolina.

 
Para este proceso necesitamos los útiles que ya vimos para desmontar el carburador:
-Destornillador de estrella grande (si los tornillos están muy duros, se puede usar el destornillador de impacto con suavidad)
-Destornillador plano mediano (en mi caso, he usado mi Leatherman Surge).
-Destornillador plano pequeño.
-Llave fija del nº12
-Alicates finos (también he usado los de mi Surge)
-Palito de madera (mango de pincel, por ejemplo)
Y, para la limpieza extra que vamos a realizar:
-Tarro pequeño con tapa.
-Latas grande y pequeña, o recipientes que tengáis a mano.
-Spray limpiador de carburadores.
-Spray de aire comprimido.
-Aceite lubricante fino, tipo 3en1, Wd40…
-Trapo limpio

Pues bien, comencemos.
 

Una cosa que no hice en el vídeo fue retirar el Starter o estrangulador. 
 

Basta aflojar la tuerca con la llave del número 12,
desenroscar y sale la pieza. 

También desmontamos la cuba y la parte superior, como vimos en el vídeo…

Y podemos sacar el tornillo de baja, con cuidado de no perder el muelle, la arandela y la tórica; los chiclés de alta, baja y el que está en la parte superior; y, por supuesto, el difusor con su arandela (la que olvidé mostrar en el vídeo).

En realidad, el spray limpiador está pensado para usarlo  en la entrada del aire, con el motor arrancado para que penetre junto con el aire y limpie los circuitos. 
Eso está muy bien si, como dije, usáis la moto con frecuencia. 
Pero como queremos limpiar los chiclés a fondo, vamos a coger los chiclés uno a uno, con los alicates finos y por la parte más ancha, introducimos el pitorro del spray y hacemos pasar el líquido por el interior… Ojo, es más que probable que salpique líquido hacia todas partes. Usad gafas de protección, ropa adecuada (que no os importe manchar) y en un sitio ventilado.
Hay que hacer hincapié en el chiclé de ralentí, por ser el más fino. 
Para el difusor, podéis tapar un extremo con un dedo, y en el extremo opuesto metéis el pitorro del spray. Veréis cómo sale líquido por todos los diminutos orificios.
 
 

Una vez realizado este proceso, podemos meter las piezas en un bote pequeño y añadir más líquido, para dejarlo actuando. 
 
En mi caso, al tener el tarro un tapón, pude moverlo de vez en cuando para que el líquido entre en contacto con todas las piezas.
Mientras actúa, también podemos limpiar el interior del carburador y sus conductos. 
 
 
 
Yo he pulverizado a través de la chimenea del tornillo de baja, por el chiclé de la campana, el de alta y el de ralentí, repitiendo varias veces y moviendo el carburador para que el líquido pase por todos los conductos. 
No olvidemos el starter, que fue lo primero que hice.

Así mismo, podemos desmontar los flotadores, la válvula de aguja y limpiar su asiento y el conducto de entrada de la gasolina.

También podemos pulverizar la cuba y demás superficies del interior si vemos que tienen residuos y suciedad. 

El producto es sorprendentemente efectivo y disuelve en un momento la suciedad. Secamos con un trapo limpio, y seguimos.

Es muy importante sacar los restos de líquido, ya que la suciedad está disuelta en él y si lo dejamos ahí, también dejaremos la suciedad. 
 
Así que podemos repetir el proceso de introducir el líquido limpiador para arrastrar el anterior y, finalmente, meter aire a presión por los conductos.
 
El aire a presión es muy, muy eficaz. 

Arrastra los restos hacia afuera y al mismo tiempo deja los conductos secos.
 

Con los chiclés hay que hacer exactamente lo mismo: podemos meterle un poco más de líquido y, a continuación, secamos bien por fuera con un trapo y aplicamos el aire a presión por el interior.
 
 
Si no vamos a usar el carburador en breve, podemos aplicar un poco de aceite lubricante tipo 3en1 por fuera del chiclé y secarlo con el trapo, para que quede una fina película que impida que pueda oxidarse. 
Hay que tener en cuenta que si ponemos aceite, hay que apretar lo mínimo, ya que el aceite hará que se apriete con más facilidad y después podemos encontrarnos el chiclé agarrotado.
 
 
Sólo queda terminar de montar el carburador, con la precaución de montar la membrana en su posición correcta (haciendo coincidir su pestaña con la muesca correspondiente del carburador) y evitando pellizcarla (recordad el truco de la cinta adhesiva que os mostré en el vídeo).
Con este proceso dejaréis el carburador como el primer día, salvo desgaste de alguna pieza.

.